Fue con Louis van Gaal que el Bayern Munich comenzó a caminar para convertirse en uno de los equipos más temidos de Europa y campeón nacional en la temporada 2009-2010. Pero los holandeses no tienen la aprobación de todo el elenco. Franck Ribéry, por ejemplo, no es bueno guardando asuntos personales tras bastidores, diciendo que perdió la confianza en sí mismo por la forma en que fue tratado.

Tuvimos problemas de relación. Cuando empezó, nadie sabía lo que estaba pasando. Su pensamiento no estaba lleno de nombres en general, no necesitaba estrellas. Todo el mundo tenía que demostrar el talento que tenía. El primer contacto con él fue lo suficientemente malo. Como profesional, se pierde la confianza. Cuenta con grandes resultados en el campo, pero es un mal hombre. Nuestra relación era muy mala

El astro francés, elegido como el mejor jugador de Europa durante dos años, reveló que incluso tuvo la oportunidad de dejar el club en Munich y lo estaba tomando muy enserio.

Era una carga. Muchos clubes han tratado de convencerme para formar parte de su plantilla como el Real Madrid, Barcelona, ​​Juventus, Chelsea, Manchester City. En un momento tenia el pensamiento que debía elegir a uno de estos clubes para formar mi futuro, pero después lo pensé bien y decidi quedarme.


Van Gaal a menudo causa un efecto de descontento y agrado a la vez, al ser amado por unos y odiado por otros. En su último trabajo en la selección holandesa, realizo grandes asañas y la oportunidad de  llevar al equipo al tercer puesto en la Copa del Mundo. El entrenador dejó el Bayern en abril de 2011 y fue sustituido por Jupp Heynckes.
 
Top